Contacto

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Relato de Viajes | Enlaces
15260
page-template-default,page,page-id-15260,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Diez libros de viaje para leer este verano

 

relatosdeviajes_globoLa literatura de viajes ha sido tocada desde no hace mucho por una cierta moda, elitista quizás, a veces de académicos, a veces de bibliófilos y tal vez también de frikis. Nueva Revista me pide ahora una selección de diez libros de viajes que ofrecer para lecturas de este verano. Un relato de viaje es, como su propio nombre indica, aquel cuyo argumento se basa en una previa experiencia viajera de su autor. La literatura de viajes no es pura ficción, pero sí pura literatura. Así que, sin mayores precisiones, me he puesto a recordar qué diez obras podrían ser ilustrativas del género y, a la par, de lo más interesante. Empiezo con El libro de las maravillas, de Marco Polo, por tratarse del ejemplo emblemático de la literatura de viajes medieval, escrito en antiguo francés, pero luego sigo con obras de distintas épocas cuyo original está siempre en español. Hago una excepción con El desvío a Santiago, del holandés Cees Nooteboom. No por razones de la poética del género, a cuyo estudio me dedico, sino simplemente porque me gusta mucho, la creo recomendable. Ahí va la lista de libros. Cito ediciones que están a la mano. No pretendo hacer con esta recomendación de lecturas personas eruditas del género en cuestión, sino sugerir que disfruten con él este verano. Que así sea.

Edith Wharton: de viaje con una escritora que contó la Gran Guerra

 

Mapa de todo el mundo

Ser la primera en algo siempre ha tenido sus fortunas y sus condenas. Lo supo bien Edith Wharton (Nueva York, 1862 – Saint-Brice-sous-Forêt, 1937), la primera escritora que ganó el Premio Pulitzer, un doctorado Honoris Causa en la Universidad de Yale, una de las primeras mujeres en obtener la separación de su marido —Edward Wharton, un bostoniano de buena familia— y una de las primeras reporteras de guerra que utilizó sus influencias de joven aristócrata para contar la Primera Guerra Mundial. A todo esto hay que añadir otra experiencia nada desdeñable: tener coche propio, algo inusual en la época. No conducía, siempre iba con chófer, pero de esa poética de la carretera da buena cuenta el volumen de crónicas Del viaje como arte. Travesías por España, Francia, Italia y el Mediterráneo, que acaba de publicar La línea del horizonte, con edición de Teresa Gómez Reus. Se trata de una faceta menos conocida de la autora de La edad de la inocencia (1920) que, sin embargo, marcó profundamente su vida.

Escribir el viaje. Más que una literatura, una vida

 

descarga-1Hace tiempo que desdeño la espontaneidad como una virtud literaria o periodística. Hace tiempo que prefiero documentarme al máximo, leer todo lo posible antes de abrir la puerta, de salir a la calle, de emprender un viaje. Como repite constantemente Javier Lostalé en La estación azul, el programa de poesía de Radio Nacional de España, «quien lee más vive más». Parafraseando esa frase se podría decir que quien lee más viaja mejor. Y quien escribe viaja más. Sé que mientras no me venza el cansancio seguiré viajando para escribir, viajando para vivir, leyendo para viajar. Porque es una de las mejores formas de estar en el mundo.

Crónica y literatura de viajes

 

booksEl pasado mes de abril tuvo lugar en el Centro Conde Duque de Madrid la segunda edición del festival «El viaje y sus culturas», dirigido por Pilar Rubio Remiro. Con el título «Cronicando el mundo», se celebraron unos encuentros para conversar y reflexionar sobre la crónica como el formato habitual de la literatura de viajes en todas sus épocas, desde la escritura o el audiovisual. El presente artículo es el resultado de mis reflexiones previas al encuentro al que fui invitada con el también escritor Jordi Carrión. Después, como suele suceder, nuestro diálogo caminó por otros lares.